Luke. Starkiller

Spoilers… (aunque si no la han visto a estas alturas, no merecen ninguna advertencia u_u)

Lo que (no) mostraba el afiche

Una mañana de octubre vi que John Boyega había compartido en Instagram nada menos que el póster oficial de The Force Awakens. Como otros afiches de Star Wars no es especialmente lindo ni bien diseñado pero estaba cargado de nostalgia, y estaba, bueno, simplemente cargado. Dos cosas llamaban la atención de inmediato: la ausencia de Luke Skywalker, y la presencia de una cosa gigantesca que parecía un arma del tamaño de un planeta.

tfa20poster1
Oh, crap

Ambas cosas me aterraron de inmediato, como a muchos otros por toda la Internet. La ausencia de Luke en el poster sólo puede significar que él y Kylo Ren son la misma persona! Y esa bola de destrucción solo puede ser otra Estrella de la Muerte! Luke Skywalker, nuestro héroe de la trilogía original, el último Jedi, aquel que pudo redimir a su padre y salvarlo del Lado Oscuro ha caído en éste! La conquista que tuvo sobre el mal le habría sido arrebatada y con él, a nosotros también.

Además, ¿cuantas Estrellas de la muerte tienen que ver hechas añicos para que los tipos malos cambien de estrategia? Ambos puntos hicieron que, por vez primera desde el anuncio de la película, se cierna una sombra de duda sobre mis expectativas: ¿Será que la nueva entrega es una simple repetición de la saga original?

Luke y Starkiller

Gracias a Dios, solo una de estas cosas se cumplió, y fue la menos grave. Luke estaba desaparecido del afiche porque estaba desaparecido en la película. Relativamente temprano en la película nos enteramos que Kylo Ren era en realidad el hijo de Han Solo, y tanto éste y la Primera Orden como la Princesa Leia y la Resistencia, lo están buscando. La aparición de la pista que puede dar finalmente con el paradero del legendario maestro Jedi es la que desencadena toda la acción del filme.

file_606517_star-wars-force-awkens-trailer-12
El héroe legendario

Este MacGuffin de la búsqueda de Luke Skywalker, ya desde el prólogo nos conduce por terreno familiar desde una manera nueva: tenemos el droide con información vital, la protagonista llena de ideales de un rincón inhóspito (y desértico) de la galaxia, el compañero renuente pero de buen corazón que se ve envuelto en la trama muy a su pesar, el viejo héroe del pasado que pasa la antorcha.

Pero en medio de esta misión aparece una nueva amenaza, que más parece una distracción: Otra puñetera Estrella de la Muerte. Más grande! Más malvada! Que puede destruir 5 mundos en lugar de uno! Está excavada en un planeta, así que no se mueve… pero no importa! Sus rayos son tele-dirigidos! (?!) Y con un nombre más maloso: Starkiller Base.

Ciertamente se sintió algo fuera de lugar…  Y pienso que si eleminaramos ese hilo de la trama, la historia no se vería afectada significativamente. Entiendo que su papel fue el de eliminar todo el poder político de la república de un solo golpe y establecer el poderío del nuevo imperio, pero se dio prácticamente fuera de cámaras: Nunca tuvimos una idea de cómo era esa republica que estamos perdiendo, ni un status quo que podamos extrañar.

La Guerra de las Galaxias es una guerra entre personas concretas

Lo que estaba sucediendo dentro de la base con Rey, Finn, Han y Chewy y Kylo Ren era suficientemente importante como para tener otra narrativa en simultáneo. Había tanto conflicto interior. Tantas emociones; tantas almas en juego. No era necesaria la batalla espacial para aumentar la tensión, la cual ya desbordaba con el encuentro entre padre e hijo. Ya habíamos tenido esta misma dinámica en Return of the Jedi y no necesitábamos verla de nuevo. Era la tercera vez que destruíamos una estación espacial, y la segunda vez que lo hacíamos mientras nuestros héroes estaban dentro; tal es así, que casi no recuerdo las escenas del escuadrón rebelde luchando: mi atención y mi corazón estaban con los héroes de a pie.

La misión para nosotros era clara e importante en sí misma: rescatar a Rey y tratar de rescatar el alma de Ben para luego encontrar a Luke. Esa pudo ser toda la historia: La historia de una heroína con un pasado misterioso y con un potencial tremendo; la historia de un hijo que fue por la senda del mal y que quiere ser como el villano de leyenda; la historia del héroe de leyenda que le ha fallado a su hermana y su mejor amigo y la búsqueda por sacarlo del exilio por ser la última esperanza de la galaxia. La introducción de un segundo MacGuffin en la forma de la Starkiller Base, a mi juicio, distrajo temporalmente de esta historia central con poco retorno.

kylo-ren-rey-s-connection-revealed-in-new-star-wars-episode-7-photos-rey-and-finn-pre-710348
La historia central

Sin embargo, hay un elemento que logra redimir en cierta medida este punto de la trama, y es sobre todo desde un punto de vista cinematográfico: Al tomar la energía de una estrella cercana para cargar el arma de destrucción (sí, esto tampoco tiene ningún sentido, pero Star Wars nunca fue ciencia ficción dura), nos dio dos escenas brillantes: El diálogo entre Han Solo y su hijo que termina en la trágica muerte del primero a manos del segundo justo en el momento en que el cielo se oscurece; y la lucha de Kylo Ren contra Finn y Rey en un bosque nevado a oscuras, en una atmósfera extraña y tensa. Ambas quizá se podrían haber logrado con algo más natural como, por ejemplo, el ocaso, pero esta rápida extinción del sol también sirvió como una cuenta regresiva visual para nuestros personajes, un recordatorio de la urgencia de la misión.

Dicho todo esto, debo decir que todo el rollo de la Starkiller Base fue un punto relativamente flaco de una película excelente en casi todos los demás aspectos. Si bien muchos tienen razón en criticar este tema, al final resulta un asunto muy pequeño en comparación con los elementos centrales, que son los que hacen de ésta una gran y original obra, y ciertamente no sustrajo nada a la grata y emocionante experiencia de ver esta historia épica. Un reencuentro con viejos amigos, y una nueva generación de aventureros en busca del gran héroe de su pasado y del nuestro. Hemos encontrado a Luke Skywalker, y en esta búsqueda, nos hemos reencontrado con Star Wars.

Luke. Starkiller

Y los nominados son… (The Versatile Blogger Award)

Un súbito incremento en las vistas del blog me hizo notar este inesperado reconocimiento de parte del amigo deparki de Cine sin aditivos y, siendo alguien que pocas veces ha ganado algo, además de ser un ocasional attention whore, me alegró el día.

versitle-blogger-bw

Así que tomaré una breve pausa en mi propia ‘trilogía‘ de artículos sobre Star Wars (ya se viene -bien atrasada- la parte 3!), para cumplir con la dinámica de The Versatile Blogger Ward y hablar un poco sobre este blog, ya que creo que no lo había hecho antes:

  1. Soy un aficionado a la tecnología, especialmente a Apple y sus productos, por eso el primer post fue en un breve comentario en el octavo aniversario de la presentación del primer iPhone titulado ‘Game Changer
  2. Así como lo leen, era en inglés. También escribí una versión en español del post. Y es que empecé con un blog ‘bilingüe’ con dos versiones de cada artículo por si algún angloparlante quisiera leer lo que tengo que decir. Resulta que no son muchos.
  3. Empecé escribiendo casi exclusivamente sobre tecnología. Quise centrarme en el lado humano de la tecnología. No en noticias, tech specs y rumores, sino en temas generales, de concepto, the big picture.
  4. No es coincidencia que el nombre ‘En la intersección’ tiene su origen en una frase que Steve Jobs solía repetir en sus presentaciones en eventos mediáticos de Apple. “…technology is not enough-it’s technology married with married with liberal arts, married with the humanities, that yields us the results that make our hearts sing”. Y bueno, en esa esquina es donde me gusta pasar el rato: entre la tecnología y las humanidades.apple-tech-liberalarts-stevejobs
  5. Reflexionando sobre ese nombre es que empecé a acoger más la parte de las ´humanidades´. Publiqué un post de un artículo que escribí cuando estudiaba arquitectura (soy arquitecto de profesión), luego una semblanza tras la muerte de Daniel Rabinovich (soy un fanático de Les Luthiers), luego una reseña de la banda Airplane Mode (me gusta mucho el rock) y luego no me pude parar de hablar sobre Star Wars, The Force Awakens.
  6. Y bueno, ahí es donde me sitúo ahora. ‘En la intersección’ se perfila como un blog sobre cosas que me apasionan, tecnología, cine, arquitectura, arte, música, cultura geek… trataré de no abarcar demasiado y apretar poco, y mantener un poco el estilo y espíritu del inicio, desde mi propia voz.
  7. Soy un católico felizmente casado. Uno que está en el mundo, y con optimismo por lo que el hombre va creando y construyendo, algunas cosas que escribo están matizadas desde mi fe (y eso explicará algunas de mis nominaciones), pero bueno, eso no tiene porqué ser barrera para compartir aficiones e intercambiar ideas.

Ahora para continuar la cadena (una cadena buena al fin… la Internet esta plagada de tonterías) paso a recomendar algunos blogs (perdón por no llegar a quince!)

filmmelier
Ponunapeli

ArchMedia
Mundo Ark

Calabozos y Escritores
Tras la Última Frontera

Blog del Padre Fortea
Roncuaz

Un saludo, ya nos estamos leyendo

Y los nominados son… (The Versatile Blogger Award)

Kylo Ren nunca será Darth Vader

Spoilers! (A casi un mes del estreno, qué esperaban?)

Consistencia y buen storytelling 

He hablado anteriormente de lo mucho que me gustó el personaje de Rey en The Force Awakens: una protagonista agradable, competente que constituye un modelo de rol femenino muy potente y positivo, que algunos comparan con la pureza de carácter de algunos personajes femeninos de Miyasaki.

Dediqué buena parte del post a explicar cómo,  a pesar de lo que dicen muchos detractores, dentro de la misma historia encontramos razones que justifican el hecho de que Rey se nos presente con tanta habilidad y poder desde tan temprano. Sin embargo, que el hecho tenga consistencia interna con lo que vemos (y lo que aún no descubrimos) en pantalla no se traduce necesariamente en buen storytelling.

Al final de The Force Awakens tenemos a Rey en posesión del Halcón Milenario y la legendaria espada de luz de Anakin, con Chewbacca de primer oficial y Luke Skywalker (posiblemente) como maestro, además de todas las esperanzas de la Resistencia descansando sobre sus hombros. Como han dicho algunos, el guión del episodio VIII tiene el reto de enumbar el camino de una poderosa Rey mientras le da a Finn y Poe cosas significativas que hacer, y después de ver lo logrado en esta película y con la consciencia de que Abrams y su gente son fans que escuchan a otros fans, tengo de dónde esperanzarme de manera realista.

Este preámbulo en que reconozco, aunque me encanta, potenciales puntos flacos en el personaje de Rey, me sirve para llegar al personaje de Kylo Ren que, en cambio, da en el clavo en todo sentido: un villano verosímil, tridimensional y que nos presenta también una encrucijada de emociones que no sabemos manejar del todo como audiencia.

You had me at ‘hello’

dm1
esperábamos tanto de ti
Tan pronto como vimos su look nos cautivó. El atuendo negro como la noche. El rostro velado. La exótica espada roja. La voz grave y misteriosa. Darth Maul era el villano perfecto: una presencia amenazadora, y con una ración doble de lightsaber que al parecer sería tanto o más memorable que Darth Vader para la nueva y radiante trilogía que empezaba con La Amenaza Fantasma. Luego abrió la boca. O más bien nunca la abrió sino para decir “sí, maestro” o algo así. Aunque protagonizó junto a Qui-Gon Jinn y al joven Obi Wan Kenobi uno de los mejores duelos de lightsaber de toda la saga, nunca llegó a ser un verdadero personaje, sino un monigote tan patético como su triste final.

Prácticamente la misma promesa se nos hizo cuando vimos por primera vez a Kylo Ren. Un look icónico y escalofriante. Un badass completo al frente de un grupo de stormtroopers que masacran una pequeña villa en Jakuu mientras buscan cómo encontrar a Luke, hasta que detiene en el aire un rayo del arma de Poe dirigido hacia él. Con ese nuevo uso de la Fuerza compró mi admiración, la que se iría reforzando conforme avanza la trama; un villano con estilo y propósito que me hizo decir, junto a Renee Zellweger en Jerry Maguire: You had me at ‘hello’.

kylo-ren2
Hello
Este estilo va mostrando sus matices a lo largo de la película. Vemos a Kylo Ren con una clara falta de dominio de sus emociones al destruir con sus berrinches equipos costosos, ante los cuales un par de stormtroopers astutamente prefieren cambian de ruta para no cruzarse con semejante demente, en un pedacito brillante de guión que humaniza a los tres y nos entretiene a nosotros. Y lo vemos utilizando el poder de la Fuerza para violentar la mente de Poe -en la primera vez que vemos que la tortura da resultado en Star Wars- e intentando lo mismo con Rey, como parte de su deseo de grandeza y dominio sobre los demás, en su afán de ser como Darth Vader.

A la sombra del padre (de su madre)

Darth Vader es un ícono de la cultura popular tan grande y emblemático que igualarlo iba a ser imposible. El diseño perfecto del traje y casco, la imponente figura del gigante David Prowse, y la voz profunda y expresiva de James Earl Jones, sumados a un excelente guión y dirección, luego de generaciones de fans del más grande villano del cine hacían que el saco de Vader quedara grande a cualquier intento de replicar o superar el pasado. La genialidad de Abrams y Kasdan fue la de abrazar esta realidad y crear un personaje cuyo conflicto principal es, precisamente, el hecho de que nunca será como Darth Vader, y construir desde ahí un personaje nuevo y verosímil.

Es sobre todo en el interior que vemos la gran distancia entre Kylo Ren y su ídolo. Un joven engreído que se siente dueño de algo que no consiguió, con un ímpetu pueril por mostrar sus habilidades y marcar su territorio, algo que Vader lograba con su sola presencia y silencio. Un joven rebelde que ansía distanciarse tanto como puede de los ideales de sus padres, seducido por una ideología sembrada en lo oculto por un extraño a espaldas de éstos, aun cuando el bien lo “tienta” para alejarse del camino del mal.

a-new-casting-call-suggests-han-solo-could-return-in-star-wars-episode-8-but-is-it-legit-786798

Y en esta relación con Han y Leia es donde más duro nos golpea: vemos a nuestra pareja favorita despojada de su “final feliz” de una manera muy dolorosa. Ni su crianza ni la enseñanza de Luke pudieron mantener a Ben Solo en la senda del bien, en un ejemplo del misterio de la libertad personal, ante el cual ni siquiera buenos padres y tutores con la mejor intención del mundo pueden hacer algo en contra de la decisión del chico por echar todo por la borda. Y en el momento culmen, de cierta manera ‘supera’ la maldad de Vader. Allí donde el bien venció y no dejó que Anakin se quede impasible ante el sufrimiento de su hijo Luke, salvándole la vida a costa de la suya, Ben asesina a su padre Han con sus propias manos -en una escena hermosa en que la luz del sol de va apagando junto con la esperanza- abandonando cualquier posibilidad de redención, según lo ha expresado el propio Abrams.

Personalmente, por el cariño que les tengo a Leia, Han y al tío Chewy, quisiera ver a Kylo Ren redimido y parte de los chicos buenos en el episodio IX. Así de optimista soy. Pero sea cual sea el destino final de Ben, The Force Awakens ha dejado un sólido inicio para este trágico personaje. Adam Driver, con su extraño rostro, y su actitud creepy, cumple al presentarnos este irascible e inmaduro aspirante a villano de manera convincente, algo que no lograron Hayden Christensen y Lucas en los episodios II y III. Luego de la derrota ante una inexperta Rey, tanto en su intento por subyugar su mente como en su duelo de lightsabers, completará su entrenamiento con Snoke. En la siguiente entrega seremos testigos de lo que harán en Ben Solo este terrible adiestramiento, el odio y vergüenza acumulados, la cicatriz en el rostro y en el corazón parricida.

Kylo Ren nunca será Darth Vader, pero no es malo en absoluto.

kylo ren

Kylo Ren nunca será Darth Vader

Luz y sombra I: Rey, nuestra heroína

En mi post anterior dejé más o menos claro que, básicamente, amé la nueva entrega de Star Wars, El Despertar de la Fuerza, de manos de J.J. Abrams. Una película hecha por un fan que, a mi juicio, entendió lo que hizo de la trilogía original (the Holy Trilogy, según algunos aficionados) una emocionante obra maestra y lo presentó de manera muy competente tanto para viejos zorros como para nuevas generaciones.

También dije muy brevemente que la película no carecía de fallas y, en efecto, algunos asuntos controvertidos  empiezan a verse más claramente días después de pasada la euforia inicial. Me concentrare principalmente en tres puntos: Rey, Kylo Ren y la Starkiller Base.

SPOILERS AHEAD! Continúe bajo su propio riesgo

Rey ¿demasiado buena para ser verdad?

Al tratar a toda costa de evitar spoilers, tuve la grata experiencia de enterarme de que Rey era la protagonista recién al ver la película. El filme se toma su tiempo en presentarnos su solitaria vida como chatarrera en un hermoso paisaje post-guerra. En escenas con pocas o ninguna palabra, se establece su personalidad, su lucha por sobrevivir, su anhelante espera. A diferencia de Luke en A New Hope, sin embargo, hay mucho de Rey que aún ignoramos y que no entendemos.

El más grande de todos quizá sea de dónde es que viene su excepcional manejo de la Fuerza, y este poder es precisamente lo que más detractores ha reunido. La llaman una Mary Sue: una mujer demasiado experta para ser verosímil, prácticamente sin fallas, para quien todo peligro pierde sentido. Pero su pericia tiene una explicación mucho más simple: ella es nuestro héroe.

ray1
Rey, nuestra protagonista
Volviendo a Luke como protagonista de la primera película: él era un granjero con experiencia manejando su landspeeder en el desierto, matando womp rats. Con muy breve entrenamiento Jedi por parte de Obi Wan Kenobi, fue capaz de infiltrarse en una estación espacial del Imperio Galáctico con dos compañeros sin entrenamiento militar aparente, rescató a la princesa, y escapó de un sinnúmero de stormtroopers entrenados sin prácticamente un rasguño. Luego de ello, piloteó una nave que nunca había volado junto a soldados rebeldes, sobrevivió mejor que muchos pilotos experimentados y logró -con la Fuerza- dar el disparo imposible que destruyó la Estrella de la Muerte.

Rey ha dedicado la mayor parte de su vida a sobrevivir. Lleva un palo con el que es muy competente para demostrarlo. Vive desmantelando enormes prodigios tecnológicos de los que de seguro ha ido aprendiendo cosas, y es aficionada a las naves espaciales al punto de conocer el (ciertamente dudoso) record del Halcón Milenario. Básicamente una tech geek con un talento increíble y todo el tiempo del mundo para perfeccionarse en las cosas que le interesan; al no tener a nadie con quien conversar o identificarse, ha enfocado su ser en hacerse más hábil, más eficaz, en desmedro de sus habilidades sociales. En esto tenemos un defecto de personalidad: una cierta torpeza con las palabras, una cierta desconexión con los otros que se va venciendo por su evidente buen corazón.

rey2
imagen vía The Guardian
Ahora, la crítica más sonada sobre la supuesta inverosimilitud del poder de Rey, es su aparente dominio temprano de la Fuerza. Podemos empezar por el título de la película y las palabras ominosas de Snoke: ‘Ha habido un despertar…’ Es posible que la historia nos esté situando en un tiempo especial en la Galaxia, después de la extinción de los Jedi y los Sith, puede que la Fuerza esté empezando a manifestarse de formas inéditas, empezando por nuestra protagonista. Algo muy fuerte y tangible que un maestro (oscuro) de la Fuerza como Snoke pudo percibir tempranamente.

Viéndolo desde el punto de vista de Rey específicamente, en la película vemos dos momentos en que la Fuerza entra en contacto con ella. En el sótano de Maz Kanata, al estar delante del que podríamos llamar un artefacto épico: el sable de luz del elegido, el poderoso Anakin Skywalker, que trajo la ruina a la orden Jedi y de Luke Skywalker, el último caballero Jedi. El encuentro ciertamente marcó a una Rey sensible a la Fuerza. Introdujo visiones sobre su pasado y su destino, dejándola con una patente sensación de que era alguien especial.

El segundo momento es al ser sometida a los intentos de Kylo Ren por escrutar su alma: la montaña en el océano interminable; los sueños y visiones comienzan a tener sentido, y es en este momento en que usa la Fuerza por primera vez, de manera instintiva, para conocer los miedos profundos del nieto de Darth Vader.

Después de todo esto, resuena el diálogo que tuvo antes con Han Solo:

Rey: Hay historias sobre lo que pasó
(…)
Han: … un poder mágico que sostiene el bien y el mal? el Lado Oscuro, la Luz?… lo extraño es que es cierto. La Fuerza, los Jedi, Todo. Todo es verdad

Rey conocía las historias. Al ser más consciente de su propia conexión con la Fuerza pensó que ella misma podría realizar proezas similares: historias guerreros que podían controlar la mente de los débiles; por ello probó su suerte y pudo hacer el Jedi mind trick al stormtrooper (interpretado por Daniel Craig?) que la resguardaba y hacer que la liberara. Quizá conocía historias de guerreros que podían mover objetos con la mente, y por ello intentó (y consiguió) atraer el lightsaber de Luke hacia sí cuando más lo necesitaba.

rey-star-wars-force-awakens
imagen vía Tech Insider
Finalmente, el hecho de que pueda batirse a duelo, y finalmente -a duras penas- vencer a Kylo Ren  queda justificado por lo visto en la misma película. Acababa de recibir un disparo del (legendario) bowcaster de Chewbacca directo al riñón; una herida que le dolía (y la película nos lo deja claro al verlo golpearse el costado mientras derrama sangre). Hemos visto gente sin manos y sin brazos, pero nunca hemos visto en estas películas a alguien que ha recibido un disparo de lleno y seguir luchando: simplemente tiene que afectar su capacidad de combate. Su estado mental tampoco era el mejor: acababa de asesinar su propio padre -y hemos visto cómo aún tiene tentaciones del lado luminoso de la fuerza- y está enfrentándose a la chica que momentos atrás invadió su mente y conoció sus más grandes inseguridades. A la luz de estas condicionantes, su derrota ante Rey resulta mucho menos extraña.

En fin, hay mucho de Rey que aún no sabemos, pero el suyo es un camino épico ante el cual cuenta con las herramientas necesarias y, sobre todo, el apoyo de millones de aficionados que nos rendimos ante una protagonista bien lograda y agradable que queremos ver triunfar. Además, constituye un modelo para muchas chicas y niñas que pueden interesarse por Star Wars si antes no les apelaba: una mujer competente, autosuficiente pero que se llega a abrir a los otros, y que no está definida por su sensualidad. Un Jedi es un tipo de personaje perfecto para una protagonista mujer: un guerrero por poderes sobrenaturales en sintonía con la Fuerza viviente, con espadas que pueden atravesar cualquier cosa hacen que la relativa ventaja en fuerza física que tienen los varones sea irrelevante. El mismo Yoda dijo en la mejor película de toda la saga: somos seres de luz, no esta cruda materia. Si lo que importa es el interior, Rey tiene de sobra para brillar.

Y si bien Rey pudo derrotar en un duelo a un adepto del Lado Oscuro sólo un par de días después de estar intercambiando chatarra por un poco de pan espacial, no olvidemos que un par de días después de que Luke iba a ir a la Estación Tosche a recoger unos convertidores de energía, destruyó él solo la Estrella de la Muerte. Star Wars es una historia de gente pequeña haciendo grandes, grandes hazañas.

Sigue en la parte II: Kylo Ren

 

Luz y sombra I: Rey, nuestra heroína

The Feels Awakened (Spoiler free)

In a scene that is more than 20 years old, my older brother and I had used all of the white and black bricks in the bucket of Legos to finish our own versions of an X-Wing and Darth Vader’s TIE Advanced. They don’t quite match up to the official stuff Lego would release about 5 years afterwards, but for a child’s imagination, infused with the magic, adventure and emotion of the original Star Wars trilogy it was more than enough.

xwing
Cool, huh? Mine didn’t look like these at all

That same emotion, delight and awe was what took me over last Sunday as I was watching The Force Awakens at the theater with my wife, my brothers, my cousin and my brother-in-law, with a childish stupid grin in my face, transformed back into that little kid for whom Star Wars had always existed, like a modern and fascinating fairy tale.

The story takes classic elements and presents them through fresh, new eyes, as we are taken through this journey by certainly new characters: a woman protagonist, capable and brave, far from some genre stereotypes of old; a deserting stormtrooper on the run from the Empire’s new version; the ace pilot role, though not entirely unprecedented is taken by Poe’s enthusiasm and optimism to new places Han Solo never went. The impulsive and insecure Kylo Ren couldn’t be more unlike Vader, but he is remarkable in his own right.

poe-rey-finn-copy

The film definitively has its flaws, some stuff you just need to shut your brain off to (the whole Starkiller Base thing) but as a whole it totally felt like Star Wars. The sense of camaraderie, characters you can relate to and admire, a clear struggle between good and evil (not centered in politics!) and a spot-on balance of humor and danger, of light and shadows.

In a podcast I listened, Mike Hurley stated that the movie was just perfect. I was like: wait! it is good and all (my third favorite behind The Empire Strikes Back and A New Hope) but to call it “perfect”? Then he went on to explain it thought so because of the emotions it conveyed; for the way it made him feel.

In that sense, I think I can say it is perfect as well. That it is the most pleasant experience I’ve had of going to the movies (the first time I went to the movies with who would become my wife doesn’t count; that one was perfect for reasons that have little to do with the movie we watched) comparable only to the very first time I went to the movies to see Jurassic Park. That I was 8 again as I watched true heroes, characters sold and new performing amazing feats. That I got emotional to the tears (yes, in that scene).

Star-Wars_VII_The-Force-Awakens_2015_Laura-Racero_S-big

 The Force Awakens is the movie that we deserved. A masterpiece of nostalgia and optimism about the future. A perfect combination of characters we loved for ages and new faces that take up the torch and that we begin to love, in a single ongoing adventure. And there I was, with my brothers at one side and my wife at the other: a man-child thankful for this adventure that goes on and that I will be able to share with my own children in a not so distant future. The Force awakened.

The Feels Awakened (Spoiler free)

La Fuerza despertó

En una escena que tiene más de 20 años, mi hermano mayor y yo habíamos usado todas las piezas blancas y negras que teníamos en el balde de Legos para terminar nuestras propias versiones de un X-Wing y el TIE Advanced de Darth Vader. No se comparaban en absoluto a las versiones que Lego sacaría oficialmente unos 5 años después, pero para la imaginación de un par de niños inyectada con la magia, aventura y emoción de la trilogía original de La Guerra de las Galaxias bastaba y sobraba.

xwing
Geniales, no? las mías no se parecían en nada
Esa misma emoción, deleite y asombro fue lo que se apoderó de mí el domingo pasado, mientras miraba El Despertar de la Fuerza en el cine junto a mi esposa, mis hermanos, mi primo y mi cuñado, con una infantil sonrisa de oreja a oreja, transformado nuevamente en ese niño para quien Star Wars siempre había existido, como un cuento de hadas moderno y fascinante.

La historia toma elementos clásicos y los presenta a través de nuevos ojos. Y somos llevados a través de esta nueva historia por personajes ciertamente inéditos: una protagonista mujer, capaz y valiente, lejos de  estereotipos anticuados; un stormtrooper desertor, buscando escapar del terror de la nueva versión del Imperio; el papel del piloto extraordinario es un poco más conocido, pero el entusiasmo y optimismo de Poe lo alejan del pícaro Han Solo. El impulsivo e inseguro Kylo Ren no podría ser más distinto a Darth Vader, pero no por eso deja de ser un villano memorable.

poe-rey-finn-copy

Definitivamente la película tiene algunas cosas (no demasiadas) ante las que hay que apagar un poco el cerebro (Starkiller base), pero se sintió totalmente como Star Wars. El sentido de camaradería, personajes con los que uno se puede identificar y a quienes se puede admirar, una lucha clara entre el bien el mal (no centrada en política!) y un perfecto balance entre humor y peligro, entre luz y sombras.

Star-Wars_VII_The-Force-Awakens_2015_Laura-Racero_S-big

En un podcast escuché a Mike Hurley sentenciando que la película fue perfecta. Me dije: aguanta..! Es muy buena y todo (la 3ra mejor después de La Guerra de las Galaxias y El Imperio Contraataca) pero de ahí a llamarla “perfecta”? Luego pasó a explicar que la consideraba así por las emociones que transmitió.

En ese sentido, creo que yo también puedo decir que es perfecta. Que es la experiencia más grata que he tenido de ‘ir al cine’ (La primera vez que fui al cine con la que ahora es mi esposa no cuenta. Esa vez fue perfecta por razones que nada tienen que ver con la película que vimos) comparable solamente con la primera vez que fui al cine para ver Jurassic Park. Que tuve 8 años nuevamente al ver a verdaderos héroes, personajes nuevos y de antaño haciendo proezas increíbles. Que me emocioné hasta las lágrimas (sí, en esa escena).

El Despertar de la Fuerza es la película que los fans merecíamos. Una obra maestra de nostalgia y de optimismo sobre el futuro. La unión perfecta entre personajes queridos de muchos años y nuevos rostros que toman la posta y que empezamos a querer, en una sola aventura continua. Y ahí estaba yo, con mis hermanos a un lado, y mi esposa al otro; un hombre-niño agradecido por esta aventura que continúa, y que podré compartir en el futuro con mis propios hijos. La Fuerza despertó.

La Fuerza despertó

Gabrulfo flies Airplane Mode

I like rock music. Since I was about 11 and thanks to the influence of my older brother, I was never into mainstream popular music. Rock was different, badass, lasting, real. It was mine.

I like technology. Since my first job as an architecture intern I was introduced to the world of Apple, and to the fact that tech can be something useful and beautiful and not just something we endure for the benefits it brings us. Apple does things right, it was cool, hip. It was mine.

I like podcasts. My very first iPod (Touch 2nd gen) introduced me to Puromac, a podcast about Apple in Spanish. Being able to understand English, I went on to subscribe to dozens of other shows about tech, comedy, culture. Almost no-one I hang out with even knows what I do all day with my EarPods plugged in and asume I just listen to music. They are something that’s my own.

I like knowing stuff. Not everything, but stuff I’m interested in. I like knowing what lies behind things. Watching documentaries, blu ray extras. Looking stuff up on Wikipedia about a comic book character or the movies an actress featured in… I enjoy finding up this kinds of things just for me.

Airplane Mode is a rock band that kinda like combines all of these things.

Since the moment I read the name of the band it caught my attention. I could immediately relate the switch we flick on our iPhones (or any other phone) to the experience of disconnection with the world that is diving into rock music to get high (not that kind of getting high). A choice that’s smart and decidedly geeky; decidedly Dave Wiskus.

As a follower of pretty much anything that goes on in the Apple community, I’ve followed Dave in some of his creative endeavors: the Vesper app as part of Q Branch, his Better Elevation YouTube channel, and the Vector podcast about technology and culture. When I read he had a band with the skilled Joe Cieplinski, I though it’d be neat. As soon as Merlin Mann mentioned that the awesome intro to The Dalrymple Report was the work of Airplane Mode I was all in.

An indie rock band with lots of talent and passion; that tells its story, from the very beginning through a fortnightly (-ish) podcast; with a technology nuance, from the choice of the name, to their Twitter activity, to the filming of their first video using only iPhones… it pretty much encompasses most of the things I love in a single, awesome reality.

This all-access view of the whole process is certainly fascinating. I don’t know very much about music, but listening to folks that know their shit is great. Dave and Jose just do what they love and that they let us fans (yes, I’m already one) be part of this story is truly exciting. Stories like the creation of a particular song, their first live performance, or the serendipitous recruitment of their third and fourth members (the awesome Anna Stefanic and Patrick Spencer). All of them make sense because their create music that’s both catchy and deep; genuine rock and roll that makes me want to get involved in this reality podcast of sorts, as I hope that they get very far.

It’s one of those stories about a group of people that dares to do something in a radically new fashion. To think different. I want to see this little David defeat Goliath and succeed, whatever success means to them. For my part, I already bought my ticket, I set my seat in upright position and put my iPhone in Airplane Mode.

Gabrulfo flies Airplane Mode